Palabra 95. Payaso

Hola, hola, ¿qué tal? Soy Borja Odriozola y estás escuchando el episodio 95 de ¡Palabras! El podcast sobre palabras. Y creo que este episodio de hoy va a salir un poquito más tarde de lo normal por un pequeño problema que he tenido. Ese pequeño problema se llama gravedad y ha causado que mi micrófono caiga catastróficamente al suelo y haya dejado de funcionar durante toda la mañana. Parece que ya está arreglado, pero eso, que igual lo escuchas otro día.

Bien, la palabra de hoy es payaso, y esta palabra la envía Sara de Spanish to go.

He estado a punto de no incluir incluir la palabra. ¿Por qué? ¿Porque no me cae bien Sara? No, no, todo lo contrario. Es porque ella participó hace unos cuantos episodios. Si la recuerdas, estuvimos hablando de la palabra nativo. Te lo dejo en la descripción de este episodio por si quieres escucharlo. El caso es que como grabamos un episodio juntos recientemente y ahora tocaba esta palabra que ella envió hace meses, he dudado de si esperar un poquito más. Pero ¿sabes qué? Que hay algo muy interesante y muy importante que sepas sobre la palabra payaso. Y en cuanto escuches a Sara, creo que tendrás las primeras pistas de qué es:

Hola, Borja, ¿qué tal? Bueno, antes de nada, enhorabuena por tu podcast. Y aquí vengo yo también a aportar mi granito de arena. Mi palabra elegida es payaso o payasa. Una palabra que puede tener tanto connotación positiva como negativa. ¿No crees? En mi caso, a mí me representa, me encanta y también fue mi profesión durante un tiempo. Y quería traerla a tu podcast palabras. ¿Tú qué opinas? Un abrazo, compi.

Otro abrazo, compi. Payasa. Perdón, no he podido evitarlo. Vamos con la palabra payaso. Según la Real Academia, payaso es una persona que hace reír a los demás con lo que dice o con sus gestos. Más específicamente, puede ser un artista de circo, que suele estar caracterizado, ya sabes, con la cara pintada, con una peluca, ropa extravagante. La idea es que lleve complementos que lo hacen distinguirse, o como esos zapatos enormes. En este caso, estaríamos hablando ya de un payaso o una payasa de profesión, cómo era el caso de Sara. No de un payaso por vocación, como podría ser yo.

Es importante lo que ha mencionado Sara de que payaso puede tener una connotación negativa, porque puede utilizarse para insultar. Y ahora es cuando tenemos que hablar de la importancia del contexto. Ya sabes que cuando aprendemos un idioma los contextos son importantísimos para la comunicación. Y payaso es un grandísimo ejemplo, porque una palabra que en principio es cómica, que se usa con buena intención, puede convertirse en uno de los peores insultos en español si lo dices en ciertas circunstancias. Para dejar clara esta idea, quería contarte una frase que me parece fabulosa y que dijo Stephen King sobre los payasos.

Ahora seguimos, pero antes… Si dejas el email aquí abajo empezarás a recibir ideas chulas y chistes malos en tu bandeja de entrada.

¿Eres estudiante o profe de español?

Payasos en tu puerta

No sé si sabes que uno de los libros más famosos de Stephen King es It o Eso, en algunos países. Es sobre un payaso mágico, asesino, que da mucho, mucho, mucho miedo. De hecho, creo que es responsable de traumatizar a varias generaciones acerca de los payasos. Pobrecitos.

Pues algo que dijo Stephen King en una entrevista es que a nadie le gusta un payaso a medianoche.

¿Qué?

Piénsalo. No hay nada malo en un payaso. Es alguien con ropas ridículas, que se pinta la cara, que intenta hacerte reír. Pero cuando lo sacas de contexto y lo metes, por ejemplo, en una alcantarilla, se transforma en un ser completamente diferente. De ahí la importancia de los contextos. Te digo esto porque si tú le llamas payaso a un amigo, después de que este haga una tontería, lo estás diciendo con cariño, con una intención cómica.

Por ejemplo, imagina que estás comiendo un helado de corneto con un amigo y de repente se te cae al suelo y tu amigo dice: ¡Oh no! Al unicornio se le ha caído el cuerno, hay que llevarlo al hospital. Le puedes decir: Pero qué payaso eres. Y lo vas a decir entre risas.

Ahora, si hay una discusión y una persona le dice a otra: Payaso, nada más, solamente payaso, es muy probable que la discusión escale, porque es algo extremadamente agresivo decir eso. ¿Por qué? Pues aquí solo te puedo decir mi teoría, pero es que cuando utilizas una palabra tan inocente en un contexto violento, el efecto de este insulto se multiplica. Así que, por favor, si eres estudiante de español no insultes a alguien llamándolo payaso, porque puede tomárselo muy mal y puede que termines en una situación peor que encontrarte un payaso a medianoche.

Y antes de terminar, quería hacerte una mini confesión, y es que a mí los payasos nunca me habían gustado mucho, la verdad, desde niño. No me daban miedo, pero no me hacían especial gracia. Hasta que, mientras vivía en Nicaragua, descubrí la figura de los payasos animadores de fiestas para niños. Y oye, tengo que decir que me encantó. Cuando iba a alguna fiesta con amigos que eran padres y contrataban a un payaso, me parece que hacían un trabajo extraordinario. Primero, divirtiendo a los niños y segundo, divirtiendo a los adultos. Tenían un dominio espectacular del humor a todos los niveles, mantenían a todo el mundo entretenido y me parece que tiene muchísimo mérito.

Así que desde aquí, un aplauso a todos los payasos del mundo y especialmente a Sara. Creo que todos los profes del mundo tenemos mucho que aprender de los payasos. Y eso es todo por hoy. Espero que te haya gustado este episodio y si es así, te recomiendo compartirlo con todos tus amigos y también suscribirte a borjaprofe.com. Porque si este podcast te ha gustado, lo que vas a encontrar en mi newsletter ni te imaginas. Nos escuchamos en el próximo episodio. Hasta pronto.

Chiste de payasos

Venga, un chiste.

Va un payaso al psicólogo y le dice: doctor, todo el mundo se ríe de mí y me insulta.

-Es que es usted un payaso.

-¿Lo ve? Usted también.

Tengo un juego.
Es solo para estudiantes valientes y profes inquietos.

Unicornio Supremo

Deja tu correo aquí si quieres jugar. Después, más cosas chulas en tu correo cada semana.

¿Eres estudiante o profe de español?

En esta lista cuento cosas útiles y divertidas para profes, estudiantes y unicornios supremos. Si no te gustan lo que cuento, puedes darte de baja cuando quieras.

Suscríbete para recibir ideas, consejos, materiales y chistes malos para estudiantes y profes de español

También recibirás mi nueva metodología para mejorar tu español viviendo aventuras épicas.

¿Eres estudiante o profe de español?

En esta lista cuento cosas útiles y divertidas para estudiantes, profes y unicornios supremos. Si no te gusta lo que cuento, puedes darte de baja cuando quieras.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en MailPoet, proveedor de email marketing. Mailpoet también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley. Para cualquier duda sobre tus datos, aquí me tienes.