Palabra 83. Mentalidad

edazo charla sobre mentalidad que tuvimos Silvia Cabello y yo el otro día. Por si no la conoces, Silvia es profe, mentora y la creadora de ProfeOlé

En este episodio hablamos de un tema importantísimo que además es su especialidad: la MENTALIDAD. Entre otras cosas, escucharás:

Qué es exactamente la mentalidad y por qué todos “llevamos” una puesta, seamos conscientes de ello o no. Lo verás muy claro con el ejemplo que pone Silvia al principio.

-Por qué la diferencia entre un estudiante que avanza y uno que no avanza muchas veces está en la mentalidad (No solo en la del estudiante, también en la mentalidad del profe).

-La frase que soltó un día un profe mío en la universidad y que ha marcado mi mentalidad hasta hoy (y quizás a partir de ahora en la tuya también).

-Y por supuesto, la pregunta a bocajarro del final, que Silvia responde con una elegancia que ni la reina Isabel.

Borja

Hola, hola, soy Borja Odriozola y estás escuchando el episodio 83 ya de Palabras, el podcast sobre palabras. Y hoy tengo conmigo a Silvia. Y antes de presentarla, tengo que disculparme con Silvia, porque es la primera invitada en la historia de este podcast a la que no le he dejado elegir la palabra. Yo le dije: Silvia, tú tienes que hablar de mentalidad. Pero antes que nada, Silvia, ¿Quién eres?

Silvia

Bueno, Borja, y a todas las personas que nos escuchan. Hola, gracias por invitarme y decir que después de la presentación que me has hecho, soy muy bien mandada, como puedes ver. Me has dicho que hable de mentalidad y yo aquí he dicho: Sí, bwana. Aparte de bien mandada, soy una persona muy habladora, amante de la comunicación y de la pedagogía. ¿Y esto qué ha hecho? Que me dedique desde siempre a enseñar y la vida, porque ya no vivo en España desde hace 14 años, me hizo reinventarme y me llevó a la enseñanza ELE. Y la vida me hizo reinventarme y también me llevó al mundo de la mentalidad y lo pongo al servicio de otras profes. Así que soy profesora de español en mi escuela Profeolé, y también soy mentora de profesores de idiomas en Silvia Cabello Mentora.

Borja

Genial. Y al final, por supuesto, dejaremos todos los enlaces para que puedan encontrarte y ver tu fabuloso trabajo y sobre todo tu newsletter, que me río un montón y sobre todo aprendo, yo como profe también.

Silvia

Borja, a mí me hace mucha ilusión cuando la gente me dice que le ayuda y que le hace reír, que le entretiene, porque digo: Como hay tantas, al menos, que aportes, y bueno, pues con un poquitillo de humor no está bien. Y que me lo digas tú, que eres un experto en…

Borja

Bueno, bueno.

Silvia

Bueno, para el sector de los profes, sí, eres un referente en el sentido newsletter. Entonces, me hace doble ilusión que me digas eso.

Borja

Bueno, muchas, muchas gracias. Y ahora, antes de que nos pongamos con mentalidad, vamos a empezar igual por lo que dice la Real Academia, que como todo el mundo sabe, siempre tiene razón y lo que dicen va a misa. Así que la mentalidad, según la Real Academia, hay dos definiciones. Es un modo de pensar, configuración mental de una persona. Hasta aquí, ¿cómo estás de acuerdo? ¿Más de acuerdo, más o menos?

Silvia

No es nada que me estire los pelos. Aceptamos barco como animal acuático.

Borja

Perfecto jaja. Hablamos sobre la expresión del pulpo como animal de compañía hace un par de episodios, justo. Y segunda definición, conjunto de opiniones y representaciones mentales, propio de una colectividad. ¿Qué piensas?

Silvia

Aquí a mí lo que me gusta, ya lo de la colectividad… También, pero individual, lo de la representación mental es lo que más. Porque la mentalidad al final es, para hacer una metáfora, las gafas con las que ves el mundo y más importante, interpretas ese mundo, juzgas ese mundo y por efecto, juzgas ese mundo y te juzgas a ti. Interpretas ese mundo con las herramientas que tienes, con las creencias limitantes o potenciadoras que tienes, con las experiencias, a nivel social, colectividad, evidentemente, no somos impermeables a eso, con lo cual forma parte todo esto de la graduación de tus gafas de interpretación y juicio. Y eso sí que es más mentalidad. Oye, no está tan mal, la RAE aquí no está tan mal.

Borja

Yo creo que bien.

Silvia

Hay palabras que se me ponen los pelos de punta, aquí la podemos dejar… Bueno, no está mal.

Borja

Podemos decir igual que es incompleta o que habría que matizarla, pero bien, ¿no?

Silvia

Bien. No es algo que: ¡Ay, madre mía! Como primera definición, no me parece algo que me tenga que alarmar, a comparación de otras cosas que he visto en la radio.

Borja

Me gusta mucho tu visión de la mentalidad como unas gafas que nos ponemos. Pero a ver a ti qué te parece, porque me da la impresión de que muchas veces estamos rodeados de muchas personas que llevan las mismas gafas que nosotros, hasta el punto de que igual no nos damos cuenta ni siquiera de que llevamos gafas y que lo que vemos es lo que hay, que no es lo que nos dicen nuestras gafas, ¿no?

Silvia

Claro, es que ahora una cosa no es casualidad. Al final, no es casualidad de quién te rodeas. Borja, cuando tú vas a pedir un consejo a alguien, en el momento que estás eligiendo a quién pides el consejo, estás eligiendo el consejo. Lo podemos quitar a nivel profesional, porque parece que no… Bueno, que también, pero en la vida, cuando nos pasaba algo, sobre todo más en la época adulto, inmaduro, adolescente, avanzado, tú ya le explicabas la movida a quien ya te iba un poco a dar lo que querías escuchar o a decir lo que querías.

Borja

A pedir permiso más que a pedir consejo, igual.

Silvia

Que fueras que te dieran caña, pero ya que te diera caña, quién quieres tú que te dé caña de la manera que quieres que te dé caña, porque a la vez te da caña pero te protege bajo su ala. O sea que al final es así. Es que al final todo es sesgado. Yo una vez recuerdo que tú dijiste que hablaste de un profesor tuyo de universidad que os dijo: Yo no puedo hablar con objetividad porque soy un sujeto, algo así. Y al final es eso, al final todo el mundo, todo el mundo tenemos sesgos. Vemos la realidad con… Bueno, pues hay personas que están más trabajadas que otras, pero al final todas estamos dando importancia o estamos poniendo en el centro de nuestra visión algo.

Borja

Exacto.

Silvia

O en los negocios o, por ejemplo, en el sector de idiomas, en el que tú y yo nos movemos, depende con quién hables, ya sabes a qué conclusiones vamos a llegar. Si va a ser algo más de avanzar, de: Bueno, pues venga, tira para adelante, o va a ser de: Ay, madre mía, ¿cómo está la cosa? O va a ser: Es que tengo miedo, que decir… No es ni bueno ni malo, pero tú hay cosas que ya sabes muchas veces antes de que todo empiece.

Borja

Empiezas a reconocer las gafas que lleva puesta esa persona, ¿no?

Silvia

Sí, y a la vez, quiero decir que nadie está libre de gafas. Por supuesto. Y que la gafa en sí no es mala ni buena. Y eso no te hace sentir mal. ¿Qué quiero decir? Por ejemplo, mucho que se habla de que si las redes y no sé qué, no sé cuánto. Bueno, las redes no es ni bueno ni malo. Tú consumes redes o no consumes redes, estás en redes o no estás en redes. Perfecto, eres un adulto responsable y tomas decisiones. Pero el hecho de estar o no estar, ¿qué te aporta? ¿Qué ¿Cómo te sientes? ¿Lo haces de una manera despegada porque es profesional, porque tal? ¿Lo hago con un sufrimiento? No me gusta, pero tengo que venir a decir que no me gusta, que me quiero.

Borja

“Me han dicho que tengo que publicar cada día y no sé ni por qué”, pero sí.

Silvia

Tengo un perfil para decir… “No publico porque no me gusta Instagram”. Perfecto jajaja, pero no te hace falta tener un perfil para eso… No sé, quien dice Instagram, dice TikTok o dice lo que sea. Hay miles de cosas que existen y el mundo puede seguir si tú no vas ahí a decir que no te gusta? O sí, dilo, pero que decir: Si no te sirve de gran cosa, pues dedíquese tiempo y esa emoción haga algo más productivo que seguramente…

Borja

Mira, quería volver un momento a la anécdota que has mencionado, lo del profesor de universidad, porque es algo que de verdad que se me quedó grabado, porque además este no era solo un profesor, era un catedrático respetadísimo de la universidad. Y yo en el momento no entendí muy bien, me pareció casi como algo que soltó de repente, como una excentricidad. Pero la frase fue: Si fueran a un objeto, sería objetivo, pero como soy un sujeto, soy subjetivo. Y os voy a probar a todos los que estéis aquí. Y yo creo que la razón por la que me sorprendió tanto es que reconocer la subjetividad, o sea, ver alguien, admitir que lleva puesta unas gafas y que lo que está viendo y cómo está interpretando la realidad, es algo completamente subjetivo. Y sobre todo, verle a una autoridad académica diciendo eso, es como: Joder, pues si este tío está siendo subjetivo, igual es que todos lo estamos siendo, por mucho que tratemos de decir: Esto es El famoso esto es así, el famoso: Esto es que tu visión crees que es la objetiva, ¿no?

Silvia

No sé si creemos que nuestra visión es la objetiva, pero que es imposible, entre comillas, ser objetivo al 100, es obvio. Hay gente que podría decir sí, porque incluso la ciencia… Pero incluso en la ciencia hay personas que no creen cosas, que se han demostrado científicamente, con lo cual hay un momento que dices Al final es que ni científico ni no. Y hay personas con cosas muy lejos de la ciencia y muy cerca de la espiritualidad o de lo que sea. Y para ellos es tan obvio como el respirar, quiero decir. Y al final, ¿quién tiene razón? Pues no lo sabemos, pero está claro que no es casualidad que tú pienses como tú pienses, que tú actúes como tú actúes. No es casualidad todas las etiquetas que llevamos, pero todo. O sea, mujer, hombre, nacionalidad, nuestra vida, dónde hemos crecido, lo que nos pasó, lo que no nos pasó, lo que hemos leído, lo que no hemos leído. Claro, es que esto no puede pasar por nuestra vida sin dejar huella.

Borja

Entonces, de alguna manera sería cuestión de darnos cuenta de qué gafas llevamos puestas. Voy a seguir con la metáfora de las gafas porque me gusta mucho. Qué gafas llevamos puestas, cuáles nos ha inculcado la vida y cuáles creemos que van a ser más útiles para nosotros, ¿no?

Ahora respondo, pero antes, si dejas el email aquí abajo empezarás a recibir ideas chulas y chistes malos en tu bandeja de entrada.

¿Eres estudiante o profe de español?

Más mentalidad: expectativas, madrugones y partos

Silvia

Y qué dice de nosotros. Hay esto de las expectativas personales, las expectativas de la sociedad, las que me impongo, las que me impone. Y al final todo esto es perfecto, pero es: ¿Cómo me castigo yo? ¿Qué me digo yo a mí? Porque al final dices: Mira, pues en la sociedad estamos todos. Incluso, mira, si decimos del mismo sector profesional, con las mismas condiciones, entre comillas, que siempre hay diferencia, buscar alguien de un perfil muy parecido al tuyo, objetivamente aparentemente muy parecido al tuyo. Y aún así, no vais a lo mejor a reaccionar de la misma manera ante una cosa, incluso teniendo unas gafas aparentemente muy parecidas. Hay personas que esto lo van a ver, les va a resbalar, no va a pasar nada. Y hay personas que eso les va a acompañar como un trauma, como una pesadez, como algo… Y aquí es donde entra el agobio, el ser productivo, el no ser productivo, el exigirme, no exigirme. Y al final no es No es cuestión de ser mejor o peor profesional, tener mayor o menor vocación. Es que hay personas que tienen un juicio con un apego a ciertas cosas y otras personas no.

Silvia

Hay personas que vienen con la mentalidad del mindset total, del aquí ahora, genéticamente no han hecho nada para trabajarlo.

Borja

Claro.

Silvia

Y así, qué bien.

Borja

Y ahora que dices lo de trabajarlo, también creo que la mentalidad no es algo que la alcanzas y ya está, sino que la estás trabajando toda tu vida para mejorarla. Y a mí me costó horrores ni siquiera darme cuenta de que la mentalidad era un aspecto importantísimo, tanto para mí como profesional, como persona, también para entender mejor a los estudiantes, porque nos estamos centrando mucho en los profesores, pero claro, un estudiante que avanza y uno que no avanza, muchas veces la diferencia no es que no se haya estudiado la tabla de subjuntivos, es que es la mentalidad que tiene ante el aprendizaje. Entonces, algún consejo que puedas dar para al menos identificar que al menos no estamos en el mindset, con la mentalidad adecuada y que deberíamos empezar a trabajar eso?

Silvia

Antes de contestarte esa pregunta, has dicho dos cosas interesantes, la mentalidad para los alumnos. Yo me dedico a franceses que viven en España o que tienen un proyecto de expatriación. O sea, a nivel emocional, lo que hay ahí, lo que hay ahí detrás, que aparte yo puedo conectar mucho porque también he vivido eso en efecto espejo. Pero lo que hay detrás, aparte que a nivel de culturalmente su nacionalidad, todo el peso que tiene el error en la cultura francesa, todo eso no se puede ignorar para un aprendizaje. O sea, no lo puedes ignorar eso. Personas que se dedican a alumnos de ciertas culturas, cuando tú conoces esa cultura y cuando tú ves lo que hay, cuando tú vas un poquito más allá, quitando la lingüística, cero lingüística. La vida, el aprendizaje, la escuela, el tener un idioma, lo que significa y todo esto, hay muchas cosas que puedes trabajar que tienen mucho más impacto, como tú dices, el subjuntivo o lo que tercie. Y a nivel, ¿cómo podemos identificar lo de la mentalidad? Bueno, pues yo creo que una cosa que te tiene que avisar como, ostras, por aquí creo que no es, es que cada vez que veas algo que tú quieras, en el sentido que sea personal, profesional, familiar, que tú desees, que tú te gustaría, que porque lo ves o porque lo piensas, siempre te quedes con, bueno, claro, pero es que yo…

Silvia

Pero claro, es que en este momento… O sea, en el momento que tú misma o tú mismo te pones esos frenos, que no significa que no sea una realidad lo que tú estés evocando. No, claro, es que como yo vivo en Francia, en mi caso, por ejemplo, podría ser una excusa que decir… Que lo que para mí podría ser una excusa, otra persona piensa que para mí es un beneficio. Porque al final la circunstancia es que da igual, porque es como la ves.

Borja

Y el famoso “es que mi caso es diferente”, que ya hemos hablado alguna vez.

Silvia

Claro, es que yo a quién me dedico, claro que mi caso es diferente. Por eso en la newsletter, cuando hablo de negocio de mentalidad, intento dar ejemplos de mi yo, profesora de español, que yo sigo siendo profesora de español, sigue siendo el negocio principal a nivel de la vida económica.

Borja

Claro, hago un inciso, porque para los estudiantes que nos estén escuchando, que le parezca que estamos hablando solo de nosotros como profesores, mentalidad, todo esto no es exclusivo de profesores, ni mucho menos. Hablamos de ello porque nosotros lo somos, pero todos estos principios se aplican ya no solo… Perdona, estoy escuchando, creo que a unos gatos peleando en la calle de repente me acaba de distraer un montón. Bueno, el caso es que la mentalidad al final es aplicable a todos como seres humanos y actúa bajo unos principios que sirven tanto Si eres estudiante, profe o guardia civil, da lo mismo.

Silvia

Por supuesto. Por eso decía que cuando ves algo o cuando piensas algo, al nivel que sea, el nivel de otra persona de español, que no el mío, las notas de otra persona, no el mío, la manera como otra persona ha aprendido español en la mía, o sea, la manera como vivo, lo que os dé la gana. No es cuestión de lo que quieras, puedes, dale, venga, y esta motivación así un poco de pom, pom, no va ahí. Evidentemente, somos más capaces de muchas más cosas de las que pensamos, eso lo tengo súper claro, cada uno en su nivel y en su área. Cada alumno, cada persona, porque dar un alumno de un profesor es una persona, es que va más allá del profesional o de académico.

Borja

Claro.

Silvia

Claro es que somos más capaces y tenemos más potencial del que creemos. Eso lo tengo superclaro.

Borja

Sin ninguna duda.

Silvia

A nivel físico, a nivel del que sea.

Borja

Y a medida… Sí, creo que en cualquier área de la vida en la que nosotros dediquemos un tiempo, perseveremos, estemos trabajando poco a poco, de repente en el día a día igual no ves ese cambio. Y también es la razón por la que muchas veces lo dejamos, pero puedes llegar a ver unos cambios tremendos. Se ve al aprender un idioma, se ve al tratar de dominar cualquier área. Lo de cambios físicos estaba pensando que yo durante toda mi vida, bueno, yo siempre he tenido cierto sobrepeso, luego me puse tan bueno como estoy ahora, pero no durante mucho…

Silvia

Yo te he dicho, estabas muy fit.

Borja

Por supuesto. Jaja na, he subido de peso. Pero durante toda mi vida yo fui incapaz de hacer una dominada, de subir una sola vez y dije: Es que ya no solo que no pudiera, es que pensaba que era totalmente imposible que yo en algún momento de mi vida lo hiciese. Y cuando veía alguien que las hacía, más que preguntarle por su técnica era: Es que este tío, que le veo hacer 20, o ha nacido con algún tipo de ventaja, o es que se meter a suplementos por la mañana, lo que sea, yo no puedo. Y al final, pues cada día, intentando, solamente colgándote, no sé qué, das un pasito, das un no sé qué. Y de repente un día te das cuenta de que haces 10, y que nunca voy a hacer lo mismo que ese tío cabrón, que ahora mismo hará 50, pero yo estoy en mi camino.

Silvia

Sí, Borja, ahora, lo siento, es culpa tuya. Yo ahora te reto, queremos ver una dominada tuya, queremos un vídeo.

Borja

Lo voy a grabar, lo voy a grabar un día.

Silvia

O sea, es obligatorio, nos picas de esta de manera, queremos verte hacer una dominada.

Borja

Es más, voy a ver si está hoy abierto el parque de Barras. Después de esto, que me voy a ir a andar, me voy a grabar un vídeo y lo voy a poner en la descripción de este vídeo.

Silvia

Y me lo dedicas.

Borja

Te lo dedico, por supuesto. A ver cuántas hago. Hace tiempo que no hago, no creo que llegue a 10.

Silvia

Por una está muy bien, tampoco te agobies.

Borja

Y ya que hablamos de proezas, madrugar…. Yo sé que estábamos hablando un poquito antes de la charla, me comentabas que ya no eres del club de las cuatro y media de la mañana, que me parece una hora, vamos. Consejos, comentarios, ¿cómo llegaste a convertirte en una mujer sobrehumana que hace esto?

Silvia

No, primero y primero de todo, este tema, que me encanta que lo saques primero de todo. Y esto también es mentalidad. Cuando tú veas que una persona se levanta a las cinco de la mañana, que desayuna…

Borja

Yo no la voy a ver, eso lo primero.

Silvia

Para empezar. Pero cuando sepas que alguien se levanta a las cinco de la mañana, cuando sepas que alguien tiene un desayuno de aguacates con leche de almendras, de no sé qué almendra, cuando ves que alguien resulta que hace una rutina de deporte siete veces a la semana y todavía le entran ganas de hacer más. Cuando veas que hay un salón superbien recogido, no es cuestión de que sea verdad o no sea verdad. Yo, la verdad, quiero un voto de confianza. Yo me imagino que quien pone la tostada de aguacate, yo me imagino que de verdad será su desayuno, pero digo: qué vida más esclava si de verdad no es tu desayuno. Y yo quiero imaginar que esa persona que hace la foto en el comedor, ordenado, yo quiero imaginar que lo tengo ordenado. A lo mejor no es verdad, pero digo: Bueno, vaya tontería, si lo hiciera de alguna forma.

Borja

Bueno, el hecho de que haga la foto para mostrárselo a los demás, ya puede significar otras cosas, pero pongamos que realmente lo hace cada día.

Silvia

Eso, porque yo quiero pensar que al final hay un poco de sentido común en el mundo. A mí me gusta pensar eso, porque yo soy consciente que el sentido común es el menos común de los sentidos pero a mí me gusta pensarlo así porque yo me acuesto más tranquila por las noches. ¿Y qué pasó con lo de las cinco de la mañana? Yo soy una consumidora de libros, me encantan los libros de toda las chominadas, la última que sale, yo, libro que me leo. No es que lo aplique, que me lo lea. Yo en 2019, para darte fechas, me leí el magnífico libro, que todo el mundo seguramente conoce, el Club de las 5 de la mañana. Yo me lo leí tal como lo encontré superinteresante. Yo me giré a un lado, tenía una niña de tres años, me giré al otro y tenía una niña de un año y me dije: Bueno, Silvia, pues ya lo dejas para otra vida, porque esto es imposible. Yo soy una persona que no me cuesta levantarme por la mañana. Entonces, no me parecía algo. Claro, No me parecía algo de otro mundo.

Silvia

Al revés, yo me lo leía y decía: Es que es verdad, qué práctico. La vida continuó su curso y yo conocí a una persona, justamente en mi formación de mentalidad, que me formé durante nueve meses en la certificación, que ella estaba dentro de un club, que es el Club del Merecimiento de Rosa Montaña, y se levantaba cada mañana a las cuatro y media y se conectaba de cinco a cinco y media. Y yo lo supe porque yo compartí con ella habitación. Y yo, mayo 2022.

Borja

Hace nada.

Silvia

Hace nada. Palabas textuales, yo a esta mucha chica, que es mi amiga ahora, digo: Pero tú estás loca, a las cuatro y media de la mañana, ¿para hablar de qué? Para hablar de ¿Qué pasa? En septiembre 2022 hay como unas puertas abiertas. Oye, pues prueba cinco días, levantarte a las cinco de la mañana. Y yo pensé: Oye, mis hijas, actualmente, siete y cinco, yo levantarme, no me suponía Nada. Por ejemplo, hacer combinadas igual ya me cuesta poco más. Pues levantar las cuatro y media, lo voy a probar cinco días y me cuesta. Y así se lo que, digo, ya, igual. Me había quedado con aquello. Lo probé cinco días, me gustó y me comprometí durante cinco meses. Por eso de septiembre a febrero, de septiembre 2022 a febrero 2023, que acaba de pasar, me levantaba a las cuatro y media de la mañana para conectarme de cinco a cinco y media. Ahora ya, Ya he acabado el club, ya no estoy en ese club. Y sí que es verdad que yo me continúo levantando pronto, pero ya no a las cuatro y media porque no me conecto, sino a las cinco, cinco y algo.

Borja

Ya no madrugas.

Silvia

Me levanto, no pasa nada. Que me levante por la mañana no me hace superwoman ni nada. Pregúntame cuándo acabo de trabajar.

Borja

Ya. Claro, entonces… Prontito, ¿no? Sí, además sé que tú terminas…

Silvia

Prontito. Yo por las tardes estoy, estoy todo el día con mis hijas o haciendo lo que quería hacer. Por ejemplo, ahora Para que lo veas. Voy con los leggings puestos, voy aquí vestida.

Borja

Yo estoy con el pantalón de chandal también, pero me he puesto fino de cintura para arriba para que se vea en el vídeo, pero nada.

Silvia

Porque yo ahora a las 11:30 me voy, porque tengo mi clase los viernes de yoga pilates y yo los viernes me voy. Quiero decir, me he levantado pronto, pero es que yo a las 11:30 me voy ahí durante un corte de dos horas y el viernes por la tarde solo es cuatro cosas antes de las demás y se acabó.

Borja

Y habrá gente que te diga: Qué morro que a las 11:30 o que a las dos de la tarde has terminado tu día. Qué envidia.

Silvia

Yo prefiero que lo vean como si esta tía, que no tiene nada de especial, que soy yo, lo puede hacer, lo puede hacer cualquiera.

Borja

Claro.

Silvia

No estoy diciendo que se levanten a las cinco de la mañana, sino que creen la vida y el horario que ellos quieran. Yo lo de las cinco de la mañana, por si alguien le pica la curiosidad, no es tanto que no me molestan los emails ni nada, porque oye, ¿yo cuándo trabajo? Yo pongo modo avión y a mí no me molesta nadie. Yo tengo un despacho, aquí está, que decir, nadie me molesta, no hay ruido, nada, o sea que no es eso, porque ahora mismo me está molestando y sé que nadie me va a molestar. Pero es que no sé por qué, yo tengo una energía es diferente por la mañana.

Borja

Así que también es importante. Y me gusta mucho, de hecho, primero, que no prescribas a todo el mundo, que hay gente que en todos los ámbitos, no solo con lo de madrugar, sino: Es que hay que levantarse pronto, es que tienes que ver salir el sol y tener avanzado no sé cuánto trabajo, primero que no lo prescribas y segundo, que primero empezases de una manera y que ahora te levantas un poquito más tarde porque te funciona, porque lo has adaptado a ti y ya está.

Silvia

Y Borja, igual me vuelves a invitar en el capítulo 238 de palabras y resulta que ahora seré más de noche y me quedo a las doce de la noche porque me gusta más.

Borja

Igual te tengo que llamar a mediodía: Oye, Silvia, despierta, por favor, que tenemos que grabar el episodio.

Silvia

Que todo perfecto. Lo que sí que es cierto, que no hay nada sin nada. Quiero decir, está muy bien esto de: escúchate, o como decías tú y Miguel, fluye. Bueno, si está todo perfecto: fluye, escúchate. Pero a ver, lo que yo veo que es muy difícil es comenzar. Porque una persona que tenga una carrera, igual yo sé que hay cosas, estilos de vida muy, muy agradables que se pueden conseguir y no son mentira, son verdad. Pero lo que han hecho hasta llegar allí, no lo podemos copiar. Lo que yo te digo empezar, empezar y estoy hablando para alumnos, aprender un idioma para lo que sea. Empezar algo. Bueno, no me levanto muy pronto, tampoco me acuesto muy tarde. No, pero esto no es que ahora me apetece y ahora me escucho. A ver, sí, escúchate. Pero si tú lo que no quieres es mover ficha, perfecto. Pero no digas que quieres jugar, entonces.

Borja

Claro.

Silvia

No hay nada sin nada. Lo de levantarte a las 11, que me parece maravilloso y acabar de trabajar a las 11 y media, que también me parece maravilloso, lo puedes hacer. Yo creo que sí. El momento de aprendizaje o en los primeros momentos de un negocio, no lo quiero.

Borja

Posiblemente no sea lo mejor, ya.

Silvia

Lo veo bastante complicado. Eso también, que no se venda el nada sin nada. Yo creo que hay trabajo, pero no sufrimiento. Y esto para mí es muy importante y también para los alumnos. Sí que es verdad que hay que dedicar un tiempo, hay que dedicar una energía, pero no tiene por qué ser un sufrimiento.

Borja

Claro, es un error enfocarlo como “voy a tener que estar sufriendo”, sobre todo si es un hábito lo que estás construyendo. Es que no voy a estar sufriendo el resto de mi vida haciendo esto, no puedes plantearlo así.

Silvia

Con sufrimiento, plantéate otra manera de llegar ahí, porque ese sufrimiento en un momento dado que te va a impedir lo que estás intentando. Una cosa es que hay momentos incómodos, los momentos incómodos abrázalos porque son los mejores, son los que te van a hacer avanzar. O momentos un poco Menos agradables. Pero el sufrir, el sufrir es una lección. A mí una vez me dijo esto, que te voy a dar Story Time. A ver, a ver. Mi primer embarazo, yo tengo dos…

Borja

Hablando de sufrir, cuenta.

Silvia

Es que te voy a hablar de… Si hay algo que sufrir, no es un hombre con la gripe, es una mujer mal jajaja.

Borja

Discrepo pero bueno, cuenta jajaja.

Silvia

No, recuerdo que la comadrona me dijo: tienes que hacer, o sea, es muy importante que tú hagas la diferencia entre lo que es el dolor y lo que es el sufrimiento. El dolor en el parto, o es que me parece tremendo como explicación, el dolor en el parto, evidentemente va a estar. Lo que tú soportes es dolor o no, hay muchos factores. Hay muchos factores, por ejemplo, ya a nivel de cada mujer, cómo se puede preparar el parto o no, y tu nivel de aguante, de resistencia a ese dolor.

Borja

¿Pero el sufrir puede empezar mucho antes, de hecho, que el propio parto?

Silvia

Hay una parte emocional que es más allá del dolor físico. Por eso hablo de un momento incómodo y del sufrimiento, de un momento menos agradable y del sufrimiento, porque no es lo mismo. El sufrimiento lo eliges. La incomodidad está ahí y es cierto es incómodo, pero bueno.

Borja

Me identifico muchísimo con lo que dices, sobre todo, por ejemplo, para el tema de madrugar, volviendo a eso, porque para mí es dificilísimo, pero no es tan difícil en el momento de madrugar como en toda la bola que me hago yo de: ¡Dios mío!, levantarme temprano. Me genera mucho estrés, pero es algo que tengo que trabajar, porque luego, a la hora de la verdad, cuando me levanto no estoy mal.

Silvia

Borja, una pregunta. Tú ahora mismo, como tú te organizas tu día, ¿te va bien? ¿Estás bien? Quiero decir, ¿te va todo bien ahora como tú te organizas tu día o no?

Borja

Tengo bastante margen de mejora, estoy bastante contento. Sí me iría mejor si me levantase un poquito antes. Pero sí, hay algo que quiero trabajar en eso.

Silvia

Entonces, ahí sí, porque tú lo estás identificando y puedes decir: Voy a probar a ver si madrugar es lo que hay que ajustar. Igual resulta que es otra cosa. Vale, pues prúbalo, si te apetece algún día. Pero tú ya estás viendo eso, por realidad. No es porque ahí te han dicho… Yo soy una persona que me gusta mucho probar ciertas cosas, cuando me gustan mucho probar… Me gustan muchas cosas. O he probado ayunos, he hecho un ayuno de siete días, me baño en agua de en ocho grados. Esas cosas que voy a decir: Qué tontería, qué tonta eres. Pues sí, me gusta probar esas cosas tontas.

Borja

Creo que va a traer muchas preguntas este episodio.

Silvia

Pero luego, ojo, soy cero aventurera en la vida, lo digo porque… O sea, soy una persona que a nivel de las cosas de la vida no tengo miedo, no tengo miedo a mudarme, me he mudado a mi vez de veces, ni a reinventarme a nivel laboral, ni lo que te decía, eso no me da miedo. Pero soy una persona que vivo aquí a los pies de los Alpes y no me pongas encima de unos esquis. Me da miedo, me da miedo la velocidad, me da miedo las alturas, no un avión, pero un puente imparacardismo. Yo todo eso a mí no me verás. Ni me verás hacerlo ni te miraré cuando tú lo hagas, porque es que me da miedo. Pero luego, mira, me baño a seis grados en el lago de Ginebra, en la Clemón, un 1 de enero.

Borja

Qué chulo.

Silvia

No lo sé, igual es un problema mental.

Borja

Fantástico que terminemos el episodio con No es mentalidad, es un problema mental. No, no lo creo en absoluto. Oye, Silvia, que guau, creo que estamos batiendo récord de duración de episodio, que para mí no es un problema. Lo que pasa es que no quiero retenerte más de lo necesario, que tendrás que hacer mil cosas. Entonces, para terminar, vamos a ir con la pregunta que nos ha dejado la anterior invitada, Mrs. A, a la que, por cierto, conoces, conoces muy bien.

Silvia

Pero ya adoro y le envío un besazo desde aquí.

Borja

A ver si piensas lo mismo de ella después de escuchar la pregunta.

Silvia

Me da miedo que sea suya la pregunta.

Borja

Bueno, Pues Silvia, ¿cuáles son los límites de tu pudor? Interprétalo como quieras.

Silvia

Los límites de mi pudor. Pues fíjate, tengo pudor verbal cero o casi cero, que quiere decir que puedo hablar ningún problema de lo que se tercie, sexualidad, todo eso me da exactamente igual. Tengo un poco más de límites con la parte escatológica. No importa hablar, pero es que no es un tema que Y lo que sí que tengo pudor, por ejemplo, en el desnudarme. Por ejemplo, ir a una… Sí que he hecho topless en mi vida de joven, pero ir a una playa nudista, ahora mismo, yo, pero mi pudor, yo Igual me costaría. Por ejemplo, hablando de escatológico, a mí, si se me escapa un pedo delante de gente, yo me da vergüenza.

Borja

Eso creo que lo compartimos la mayoría de… Bueno, conozco un par de personas en las que no, pero yo creo que la mayoría compartimos ese pudor, esa vergüenza, ¿no?

Silvia

Mis límites, en ese sentido están ahí de pudor, pero es más el físico, el hablar, tengo poco pudor en ese sentido.

Borja

Se ve que no. Muy bien, Silvia. Pues muchas gracias. Y antes de despedirnos, ¿dónde pueden encontrarte?

Silvia

Me pueden encontrar si lo que quieren es la parte de aprender español, estoy en Profeole y Profeole tanto en Instagram como en Facebook como en mi página web, profeole.com. Y si es la parte de mentalidad y negocio para Profes Online es en Silvia Cabello Mentora, en Instagram y también en la web.

Borja

Genial, pondremos todos los enlaces y Y Silvia, encantado de que hayas venido para aquí. Tengo muchas ganas de volver a verte en persona.

Silvia

También. Tenemos que hacer algo, Borja. Tenemos que hacer algo.

Borja

Tenemos que hacer algo. Seguimos hablando ahora después de dejar de grabar. Perfecto. Hasta pronto y nos escuchamos en el próximo episodio. Adiós. Adiós.

¿Eres estudiante o profe de español?

Suscríbete para recibir ideas, consejos, materiales y chistes malos para estudiantes y profes de español

También recibirás mi nueva metodología para mejorar tu español viviendo aventuras épicas.

¿Eres estudiante o profe de español?

En esta lista cuento cosas útiles y divertidas para estudiantes, profes y unicornios supremos. Si no te gusta lo que cuento, puedes darte de baja cuando quieras.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en MailPoet, proveedor de email marketing. Mailpoet también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley. Para cualquier duda sobre tus datos, aquí me tienes.

Tengo un juego.
Es solo para estudiantes valientes y profes inquietos.

Unicornio Supremo

Deja tu correo aquí si quieres jugar. Después, más cosas chulas en tu correo cada semana.

¿Eres estudiante o profe de español?

En esta lista cuento cosas útiles y divertidas para profes, estudiantes y unicornios supremos. Si no te gustan lo que cuento, puedes darte de baja cuando quieras.